Día internacional del actor y la actriz

26 de agosto

El teatro es un vínculo con el mundo exterior, situaciones que pasan en el mundo son vistas a través de el teatro, el teatro nos trae la vida real a escena, a través de los actores que nos muestran el mundo, el espectador puede ser conmovido por dichas situaciones. El teatro trata de hacer presente lo ausente.
Si cualquier persona pudiese hacer las cosas en escena de manera tan natural como lo hace en su vida diaria, no existirían los actores, no habría tanto entrenamiento, teoría ni actores y obviamente, no existiría el teatro. 
... se necesita un entrenamiento especifico para lo que quiere trabajar y mejorar el actor, por ejemplo un actor que tiene buena corporalidad pero una pésima dicción necesita una “técnica” y un “entrenamiento” para mejorarla y probablemente también su volumen... O al revés, que puede tener una muy buena dicción pero no cuenta con un cuerpo preparado, la mayoría de las veces son un tipo de actores los que menciona el libro, que “actúan de hombros para arriba”, que pueden expresar todo lo que quieran con dicción, voz y una buena gestualidad pero su cuerpo no sirve para nada. Otra cosa para la que se necesita una técnica es para crear un personaje, con esto quiero decir que esta técnica previene que el “actor” o “actriz” suba al escenario a recitar a decirnos de una manera bonita el texto de la obra, porque si esto ocurre llega el peligroso aburrimiento, ( el enemigo mortal del teatro) y junto con él la distracción del público y otras fatales consecuencias. Es por eso que el actor necesita de las técnicas que considere que le convienen más, para que durante el proceso pueda crear una ficción convincente y de buena calidad, debe crear un caparazón con el que se cubrirá; este caparazón es el “personaje”, debe ser consiente que al subir a escena se cubre con el “caparazón” pero el publico no debe notarlo, el publico debe ver al personaje y no al actor interpretando al personaje, todo esto para después ofrecerlo al público que  se sienta atraído a entrar en la convención, si esto no sucede, la ficción y todo lo demás se vuelve mentira y el publico preferirá hacer otra cosa en lugar de prestar atención a lo que ve.
El acto de interpretar es un acto de sacrificio, este sacrificio es un presente del actor al público. Entre el actor y el público existe una relación similar a la de un sacerdote y un fiel. Este teatro es sagrado porque su objetivo es sagrado, ocupa un lugar claramente definido en la comunidad y responde a una necesidad que las iglesias ya no pueden satisfacer.
Peter Brook, fragmentos de LA PUERTA ABIERTA

 

Compartir