Cia do Chapitô (Portugal): EDIPO

11.08.2016 - 12:16

Martes 30 de agosto en doble función: 20 y 22 hs / Sala Verdi

¿Es Edipo el marido de su propia madre o el hijo de su mujer?
¿Y sus hijos..., serían ellos también sus hermanos, hijos de su mujer o sería su mujer la abuela de sus propios hijos?
¿Y, aún más, sería Creonte su tío? ¿O tal vez su cuñado?
Reinventado y sin complejos, Edipo.

Todo el mundo conoce el mito: hijo de Layo y de Yocasta -Reyes de Tebas - fue abandonado al nacer en el Monte Citerón debido a las predicciones del oráculo, quien afirmó que el hijo mataría al padre y se casaría con la madre. El niño fue recogido por unos pastores, que lo llevaron a la Corte de Pólibo, Rey de Corintio. Ya adulto, consultó al Oráculo de Delfos, porque dudaba sobre su auténtico origen, y éste le recomendó que se alejara de su patria. Edipo inicia su viaje buscando escapar de un destino inexorable en el que será protagonista de parricidio, incesto, duelos con monstruos, plagas y otras lindezas similares: rumbo al exilio, se cruzó con Layo (a quien no conocía), discutieron y lo asesinó. Una vez en Tebas, resolvió sin dificultad los enigmas que le planteó la Esfinge. Los tebanos, agradecidos, le concedieron por esposa a la viuda Yocasta (o sea, su madre). Cuando la cruda verdad salió a la luz, Yocasta se ahorcó, Edipo se sacó los ojos, y terminó sus días en Colono, ciudad a la que fue llevado por su hija Antígona. Y toda esta terrible historia SE CUENTA DESDE LA HILARIDAD ABSOLUTA, al estilo de la Companhia do Chapitô.

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA Creación Colectiva / Dirección Artística: José Carlos Garcia / Asistente de Dirección: Andréa Padilha / Interpretación: Jorge Cruz, Nádia Santos, Tiago Viegas / Diseño de Luces: Samuel Rodrigues / Diseño Gráfico: Sílvio Rosado / Fotografías y Audiovisuales: Filipe Dâmaso Saraiva, Simão Anahory / Producción: Francisco Leone, Tânia Melo Rodrigues

La Compañía del Chapitô crea -desde su fundación en 1996- espectáculos multidisciplinarios que se asientan en el trabajo físico del actor en un proceso colectivo y en constante desarrollo, que invitan a la imaginación del público, y que se relacionan estrechamente con éste. Se vale casi siempre de la comedia por su poder para cuestionar todos los aspectos de la realidad física y social.

Sófocles (a.C. 496-406)
Se cree que escribió más de 120 piezas, pero sólo siete llegaron a nuestros días: Ajax (entre 450 y 440), Antígona (c.441), Edipo Rey (c. 430-425), Electra (c.418 -410), Las Traquinias (c.413), Filoctetes (409), y Edipo en Colono (406).
Se dice que Sófocles ganó 24 concursos, la primera victoria fue en 468 cuando derrotó a Esquilo quien nunca fue clasificado con una posición inferior al segundo lugar. Se le atribuye la introducción del tercer actor, la fijación del número de miembros del coro en quince, y la utilización de la primera pintura de escena. 
Sófocles es visto como el más hábil de los dramaturgos griegos en el dominio de la estructura dramática: Edipo Rey es muchas veces considerada como la más perfecta de las tragedias griegas (aunque sólo ganase el segundo puesto cuando fue presentada por primera vez). En sus piezas, la exposición es cuidadosamente determinada: las escenas son construidas llevándonos del suspense al clímax, y la acción es clara y lógica desde el inicio. Su obra ha sido universalmente admirada por su belleza y claridad de expresión.
Sin usar efectos visuales elaborados, su impacto deriva casi enteramente de la fuerza de la acción dramática en sí.

Compartir

Édipo promocional