Un gran piano en Sala Verdi

01.04.2016 - 16:05

El excelente Steinway fue cedido en préstamo en el pasado mes de marzo.

 

Sala Verdi tiene el gusto de anunciar que a partir del 10 de marzo de 2016 cuenta con un piano de concierto Steinway, modelo D (cola entera) propiedad de los herederos del pianista uruguayo Roberto Estellano, tristemente fallecido en agosto de 2014.

El piano había estado en territorio nacional desde los años 20 del siglo pasado, y entre otros, fue propiedad de la destacada pianista y maestra Sarah Bourdillon de Santórsola. Tras el deceso de Sarah Bourdillon, Roberto Estellano  –residente entonces en Nueva York y estudiante de piano en la célebre Juilliard School– adquirió el instrumento, gestionó ante la Comisión de Patrimonio el permiso para trasladarlo al exterior, y en la propia ciudad de Nueva York se encargó de su restauración completa bajo la promesa de reintegrarlo a nuestro país a su regreso definitivo.

Así se cumplió, hasta que en el 2014 Estellano falleciera después de padecer un cáncer fulminante. Sus herederos decidieron darle a este espléndido instrumento el uso que se merece, en una sala de conciertos de gran categoría, y lo cedieron en préstamo a la Sala Verdi, con la colaboración de la gran amiga y destacada figura de la vida cultural de nuestro país, María Julia Caamaño y la gestión y asistencia del Director de Sala Verdi, Gustavo Zidan.

El piano debió ser nuevamente restaurado después de su traslado y, gracias a los esfuerzos de una gran figura del arte musical uruguayo, el pianista Homero Francesch, se contrataron los servicios del notable técnico suizo Urs Bachmann, técnico personal de Andras Schiff y de muchos pianistas de primerísima línea, y proveedor de todos los pianos del renombrado Festival de Música de Verbier, Suiza, donde anualmente se presentan Marta Argerich, Nelson Freire, Evgeny Kissin, Lang Lang, y toda la plana mayor del pianismo internacional.

La restauración fue sufragada por el reconocido pianista compatriota Alberto Reyes en memoria de quien fuera su maestra, la Sra. Sarah Bourdillon de Santórsola, y de su querido amigo Roberto Estellano.

 

Compartir